Mostrar Mensajes

Esta sección te permite ver todos los posts escritos por este usuario. Ten en cuenta que sólo puedes ver los posts escritos en zonas a las que tienes acceso en este momento.


Temas - elena

Páginas: 1 2 [3] 4 5
31
Noticias / Mayoral hace de su diabetes un arma de lucha contra ella
« en: Junio 21, 2016, 02:02:14 pm »
http://futbol.as.com/futbol/2016/06/19/primera/1466371241_926547.html

Ya podían otros seguir su ejemplo y así normalizar  la diabetes, no termino de entender por qué los famosos hablan de su cáncer, por ejemplo, y no de su diabetes.

32
La Fundación para la Diabetes apuesta por potenciar la figura del “paciente activo” para mejorar el control de la diabetes

14 de junio, 2016 



•El modelo tradicional cuyo objetivo se ha centrado sólo en el control de la enfermedad, debe dar paso a un paciente con diabetes activo, responsable, informado y formado
•Los objetivos fijados por el profesional sanitario para la gestión correcta de la diabetes deben ser concretos, alcanzables  y acotados en el tiempo

Controlar adecuadamente la diabetes no debe ser un reto en exclusiva del equipo sanitario, sino que se ha comprobado que involucrar al paciente en la toma de decisiones sobre su enfermedad, así como formarle adecuadamente y apoyarle a diseñar y reflexionar sobre los objetivos que debe cumplir, ayuda a un mejor control y autogestión de su diabetes. 

Ante estas evidencias, la Fundación para la Diabetes apuesta por potenciar la figura del paciente activo en la gestión de su enfermedad. El modelo tradicional cuyo objetivo se ha centrado sólo en el control de la enfermedad, debe dar paso a un paciente activo y responsable, que esté informado y pueda saber cómo gestionar su diabetes y tomar decisiones concretas en situaciones puntuales.

Iñaki Lorente, asesor en el área de Psicología de la Fundación para la Diabetes, destaca la importancia de que los profesionales sanitarios puedan dedicar tiempo a diseñar y perfilar estrategias individualizadas para cada paciente para ayudarle a conseguir sus metas y mejorar su calidad de vida.  “La dirección a seguir con cada paciente depende de lo que éste quiera o se sienta capaz de hacer. Teniendo esto claro, podemos estimular su motivación, darle las herramientas necesarias para que pueda alcanzar sus objetivos, hacerle ver en qué áreas necesita trabajar o comprobar qué percepción tiene de su propio autocuidado”, apunta el experto.

Estrategias visuales y positivas

Con el fin de conseguir que el paciente con diabetes tome más conciencia de su papel protagonista en el seguimiento de su enfermedad, se hace necesario que las estrategias que plantee el profesional sanitario sean visuales y que permitan reflexionar al paciente, así como hacer que el objetivo que se quiera conseguir pueda ser evaluable.

Tal y como apunta el asesor en el área de Psicología de la Fundación para la Diabetes, “tenemos que lograr que los objetivos que marquemos sean específicos, medibles y alcanzables. No es lo mismo decir que es necesario salir más a andar o adelgazar, que invitar al paciente a andar al menos una hora tres días por semana o adelgazar dos kilos en un mes. Sin duda, marcar metas específicas ayuda a cumplirlas”.

Por otro lado, el hecho de positivizar las acciones también ayuda a incrementar las tasas de cumplimiento. “Tenemos que hablar de hitos a alcanzar, no de hábitos que se deban abandonar. Así, en vez de prohibir comer tarta en el postre, el resultado se incrementa si reformulamos el objetivo diciendo que hay que comer fruta en el postre”, explica Iñaki Lorente.

Por este motivo, concluye el asesor de la Fundación para la Diabetes, “tanto en los objetivos que el profesional sanitario tenga con sus pacientes, como los que los pacientes tengan consigo mismos, es imprescindible concienciar de que lo importante son los resultados y si no le satisfacen se debe rectificar para cumplirlos, pero que el único fracaso es el abandono”.

http://www.fundaciondiabetes.org/general/noticia/13383/la-fundacion-para-la-diabetes-apuesta-por-potenciar-la-figura-del-paciente-activo-para-mejorar-el-control-de-la-diabetes


33
Por: José Ramón Calle
 Asesor Médico de la Fundación para la Diabetes. Especialista en Endocrinología del Hospital Clínico de Madrid.




La diabetes mellitus tipo 1 es una enfermedad autoinmune y las personas que presentan una enfermedad autoinmune tienen un mayor riesgo para desarrollar otra enfermedad autoinmune. Las que se asocian con más frecuencia a la diabetes tipo 1 son la tiroiditis y la enfermedad celíaca.

Tiroiditis

Tiroides y diabetesEn el caso de la tiroiditis, hasta un 20 por ciento de las personas con diabetes tipo 1 presentan anticuerpos antitiroideos positivos (anticuerpos antiperoxidasa y/o antitiroglobulina) y entre el 2 y el 5 por ciento van a desarrollar hipotiroidismo autoinmune.

La diabetes tipo 1 es igualmente frecuente en mujeres y varones, pero las enfermedades tiroideas afectan más frecuentemente a las mujeres (casi el doble de anticuerpos positivos que en varones).

Aunque el hecho de presentar anticuerpos positivos no implica necesariamente que se vaya a alterar la función del tiroides, algunos estudios encuentran que más de la mitad tendrán hipotiroidismo que necesitará tratamiento con L-tiroxina.

El caso contrario, el hipertiroidismo, es menos frecuente, del orden del 1-2 por ciento de los pacientes con diabetes tipo 1. Si se sospecha hiperfunción, además de los anticuerpos anteriormente mencionados también hay que medir los anticuerpos para el receptor de tirotropina.

Tratamiento

En principio, si comparamos con la carga que representa el tener diabetes tipo 1, con la necesidad de administrarse insulina varias veces al día junto con la determinación del nivel de glucosa en una muestra de sangre del pulpejo de los dedos, el tratamiento de las enfermedades tiroideas es sencillo.

En particular, el del hipotiroidismo es especialmente fácil, ya que fuera de las épocas de cambio como infancia, pubertad, embarazo, lactancia o menopausia, las dosis suelen mantenerse muy estables, de manera que cuando hemos hallado la dosis correcta suele bastar una determinación anual de hormonas tiroideas para monitorizar la dosificación. Eso sí, lo más probable es que el tratamiento con L-tiroxina sea permanente, aunque en algunas series el 10-15 % de los pacientes con hipotiroidismo pueden llegar a prescindir de la medicación.

El hipertiroidismo sí que puede dificultar el control de la diabetes si está muy descompensado, aunque lo lógico es que el médico tenga presente la posibilidad de presentar esta enfermedad y, por tanto, se pueda tratar de manera precoz. Habitualmente se trata con pastillas entre 12 y 18 meses, con análisis cada pocos meses para ajustar la dosificación, pero con cierta frecuencia hay recaídas tras la suspensión del tratamiento. En ese caso habrá que valorar si se intenta de nuevo con medicación oral o si se trata con soluciones más radicales (cirugía, radioyodo).

Hay una situación, el hipotiroidismo subclínico, en la que las hormonas tiroideas propiamente dichas (T4, T3) son normales pero la hormona que regula su funcionamiento, la TSH, segregada por la hipófisis, está elevada, reflejando que al tiroides le cuesta trabajar y que necesita la ayuda de la hipófiisis. Al margen de tomar sal yodada (lo que también deben hacer las personas con hipotiroidismo), que ayuda a que funcione el tiroides, en ocasiones también hay que tratar con L-tiroxina, y a la hora de considerar pros y contras hay que destacar que cuando el hipotiroidismo subclínico se asocia a la diabetes tipo 1 aumenta el riesgo de hipoglucemia sintomática y de que se produzca un menor crecimiento en los niños.

Prevalencia y detección

Por la alta prevalencia de las enfermedades del tiroides en la diabetes tipo 1, en todos los protocoles se incluye la determinanción rutinaria de hormonas tiroideas y de anticuerpos. La TSH al menos debe medirse anualmente.

Lógicamente, las asociaciones típicas con la diabetes tipo 1 son el hipotiroidismo autoinmune (enfermedad de Hashimoto) y el hipertiroidismo autoinmune (enfermedad de Graves-Basedow). Sin embargo, cualquier otra patología tiroidea, como bocio, nódulos, tumores,… también debe considerarse. Como habitualmente la diabetes tipo 1 la tratan los endocrinólogos, es más improbable que pasen desapercibidas por estar estos especialistas más concienciados para su detección.

La mayoría de las personas con diabetes presentan la tipo 2. En España, la prevalencia de diabetes tipo 2 es del 13,8 % de las personas mayores de 18 años, lo que equivale a más de 5,3 millones de personas. Las enfermedades tiroideas son todavía más prevalentes: nódulos en el tiroides pueden tener el 40 % de las mujeres y el 20 % de los varones, aunque la gran mayoría de estos nódulos son de características benignas y no van a dar problemas. Además del hipotiroidismo autoinmune, en muchas áreas de España (especialmente en las alejadas del mar) hay déficit de yodo, que es necesario para el buen funcionamiento del tiroides. En Estados Unidos casi el 5 % de la población tiene hipotiroidismo, el 1,3 % hipertiroidismo y el 11 % anticuerpos antitiroideos positivos. En España, las cifras de hipotiroidismo son mayores por la mayor carencia de yodo. En definitiva, muchos pacientes con diabetes tipo 2 van a tener también problemas de tiroides. En la mayoría de los casos el presentar una enfermedad del tiroides no va a suponer una especial dificultad para controlar la diabetes.

Podríamos matizar lo que sucede con el hipotiroidismo subclínico. Habitualmente, los criterios para tratar un hipotiroidismo subclínico son si la TSH está por encima de 10, si existe bocio o nódulos, si hay anticuerpos positivos o si se planifica embarazo, pero con la diabetes tipo 2 también podemos valorar la presencia de exceso de peso (el 85 % de las personas con diabetes tipo 2 la tiene) o si hay hiperlipemia, también muy habitual en los afectados con diabetes tipo 2. La L-tiroxina podría ayudar a bajar el peso y los lípidos.

Embarazo, diabetes y tiriodesLa gestación también es una situación en la que hay que tener muy en cuenta diabetes y tiroides. Cuando una mujer con diabetes quiere quedarse embarazada tiene que optimizar el control de su diabetes, pero también conviene que al principio del embarazo los niveles de hormona tiroidea estén en la parte alta de lo normal. Por tanto, en el momento de la concepción tendríamos que tener glucosa y hormonas tiroideas en buenos niveles, ya que al principio del embarazo es cuando más peligroso resulta que estén descontrolados. Las pacientes diagnosticadas de estas enfermedades ya reciben consejos sobre cómo deben tener los controles en caso de embarazo y lo que tienen que hacer en cuanto se confirma la gestación.

También pueden presentarse alteraciones en mujeres que antes del embarazo estuvieran sanas. Hormonas tiroideas y glucosa están siempre presentes en los obstetras y en caso de anomalías son remitidos urgentemente a Endocrinología. Cada vez hay más mujeres embarazadas tratadas con hormonas tiroideas durante la gestación y también más mujeres diagnosticadas de diabetes gestacional porque los nuevos criterios se han hecho más rigurosos (hasta la tercera parte de las gestantes cumplirían los nuevos criterios de diabetes gestacional).
 


Con todo lo anterior podemos ver que es muy frecuente que la diabetes y las enfermedades tiroideas vayan de la mano. Las enfermedades tiroideas suelen ser mucho más sencillas de controlar que la diabetes, pero no podemos olvidarlas dado que el no tratarlas o tratarlas de manera inadecuada podría producir graves alteraciones.

.http://www.fundaciondiabetes.org/general/articulo/176/diabetes-y-enfermedades-del-tiroides





 




 
 
 
 

















 



























34
Noticias / Lifescan lanza una aplicacion movil
« en: Junio 08, 2016, 09:54:08 am »

LifeScan (Johnson&Johnson S.A.) ha presentado la nueva aplicación móvil y web OneTouch Reveal® que funciona con los medidores OneTouch para ayudar a las personas con diabetes a controlar mejor su enfermedad.

La app organiza la información personal de glucosa en sangre en gráficos a todo color que proporcionan información adecuada para ayudar a las personas con diabetes a mantener el control entre visitas a su profesional sanitario. Aunque la gran novedad es que muestra mensajes, tablas y gráficas que permiten identificar patrones altos o bajos y relacionarlos con los hábitos de vida que los han producido y así, ayudar a mejorar el control de la persona con diabetes a lo largo del tiempo.



Además, los medidores compatibles pueden sincronizarse con la app móvil OneTouch Reveal® a través de una simple conexión con Bluetooth® Smart Ready tanto en smartphones o tablets con sistema operativo iOS o Android. Esto permite una comodidad enorme, pues una vez realizada la glucemia el dato de la misma sube a la aplicación móvil y a la web, permaneciendo en la nube.

Los resultados de glucosa en sangre de medidores y bombas de insulina también pueden ser accesibles a través de la app web OneTouch Reveal®, que es compatible con ordenadores tanto con sistema operativo Windows como Mac.

Con OneTouch Reveal® el paciente podrá enviar los resultados o informes a su médico o enfermera a través de email, sms o llevarlos impresos para compartirlos durante la consulta.

“Creemos que ayudará a las personas con diabetes a tener una visión global de sus resultados de glucosa en sangre también les ayudará a comprender mejor cómo sus hábitos de vida pueden impactar sus niveles de glucemia a lo largo del tiempo”, comenta Hipólito Gonzalez Piñero, Medical Manager de LifeScan (Johnson&Johnson).

Las características más singulares de OneTouch Reveal® son:
Gráficos a todo color revelan la información más relevante de un solo vistazo.
Detección de patrones de glucemia que permiten asociar hábitos sobre sus resultados de glucemia.
El diario electrónico organiza automáticamente los resultados y eventos importantes.
Muestra datos de glucosa en sangre, alimentos, dosificación de insulina y actividad, proporcionando conclusiones significativas a lo largo del tiempo.
Los informes de progreso y los resultados pueden compartirse con los cuidadores y con los profesionales sanitarios, entre visitas, vía email o sms.
Recomendaciones personalizadas sugieren actuaciones para ayudar a controlar los resultados de glucosa en sangre.

Más información, en www.LifeScan.es o llamando al 900 100 228 (Línea gratuita de Atención Personal OneTouch Reveal®)

http://www.canaldiabetes.com/onetouch-reveal-una-app-patrones/






   

1



 
 
 


 
 
 


 
 
 


 
 

1



 
 
 


 
 


 
 







35

Cómo vivir con diabetes sin ira, rabia o tristeza continuas
 

Hay varios modelos del pensamiento como vivir bien con diabetes y se pueden resumir:

1. “el obediente sumiso”

Algunos dicen –y los médicos del pasado lo decían igualmente– que vivir bien con la diabetes significa seguir todas las exigencias que pone la diabetes para el comportamiento (agenda, deporte, comida…). Si no lo hacíamos íbamos a terminar con complicaciones tardías severas. Eso es el “modelo de miedo”. En este, todo lo que hacemos para una vida sana con la diabetes, lo hacemos por miedo. Pero no es un buen modelo, aunque a veces mantiene la salud del cuerpo de algunas personas.

Vivir en frente del miedo no permite vivir con alegría, satisfacción ni sosiego. Pero estos son requisitos imprescindibles y los necesitamos para una vida feliz, que a lo que tenemos derecho cada uno de nosotros. Entonces el modelo de miedo en mi opinión no sirve mucho.

2. “el obsesivo”

Algunos dicen, que la solución sería lo contrario. Según ellos vivir con la diabetes sin miedo significa “dominar” la diabetes. Dicen: “No te dejes dominar por la diabetes, sino al revés aprende dominarla. Aprende sus exigencias y decide tú mismo con conocimiento y sabiduría.” Lo que está bien con ese modelo es el sentimiento de “la diabetes no me pasará” que da más fuerza al afectado. ¿Pero es la verdad? ¿Se puede controlar la diabetes así que no nos pueda dañar de ninguna manera? No es así. Se pueden bajar los riesgos de la diabetes profundamente, pero no a 100%. Entonces ese modelo de “Domina la diabetes!” sugiere un control total por la persona afectada. O es una mera ilusión o tienes que estudiar todas las novedades del tratamiento cada día para seguir un mejor control. ¡Pero entonces deberías terminar cada otra actividad! Puedes coger un miedo nuevo el no estar al día de la ciencia de diabetes. El modelo exige mucho esfuerzo para la autoterapia sin asegurar la salud porque ella tiene sus limites para cada persona, afectada o no afectada.

3. “el inconsciente rebelde”

No quiero decir mucho sobre un modelo de “No te preocupes, no pasa nada”. Hay personas con diabetes que ignoran la diabetes en su vida y comportamiento. Confían en lo que sólo a las otras personas con diabetes tendrán mala suerte con la salud. Eso sería como ir en un coche sin frenos. Puede ser que alguien que viva según ese modelo tenga suerte con su salud a largo plazo, pero la mayoría no.

4. “el realista lógico”

El último modelo, que es también mi solución personal, suena así:

Aprende continuamente (pero no de una manera compulsiva) como se le puede tratar mejor la diabetes. ¡Pero no te dejes controlar por la diabetes ni la intentes dominar! Vive con la diabetes como vives con otras amenazas: conócelas y decíde que es lo que está a tu alcanze para protegerte más pero sin la ilusión de que pueda llegar a ser el 100%. No olvides “las buenas cosas en tu vida”, la alegría y el deleite. O bajar el riesgo por un ajuste del comportamiento o correr el riesgo porque no te gusta evitar todo lo que te apetecería aunque ello conlleve un cierto riesgo. Vivir con ese modelo de “vivir con la diabetes” te puede llevar a una vida consciente, realista y no atemorizado por la diabetes.

Vivir siempre conlleva algunos riesgos y que nunca se pueden evitar por completo. ¡Qué aburrida sería una vida sin riesgos!. La diabetes es un riesgo más, que otros no tienen, y que se debe lógicamente contemplar; pero no siempre, ni de una manera obsesiva.

Vivir según ese modelo hace que una persona con diabetes intente evitar los riesgos grandes pero no todos los pequenitos también. ¡Evita montones de azúcar sin precaución pero no todo grano de azúcar! Esa persona quiere evitar sentimientos desagradables fuertes de largo plazo como la depresión y la rabia continua pero acepta todos los sentimientos contra la diabetes de corto plazo sin alargarlos inecesariamente.


Cuando estás con buenos amigos que te ofrecen pasteles deliciosos: ¿qué quieres hacer?


•  Renunciar a ellos con fuerza y valor (hasta que sufrieran los amigos) informándoles que para ti no es conveniente comerlos por culpa de la diabetes (y por el aumento de glucemia que pueden provocar y que no quieres).

 
• Comerlos con gana y un poco de preocupación – quizá comer un poco menos de lo que te gustaría - sabiendo que sube el azúcar de la sangre, pero puedes arreglarlo después en casa a través de un ajuste del tratamiento. (Para insulinodependientes que hayan olvidado en casa su insulina rápida).

 
• Comerlos con ganas y olvidándonos por completo de la diabetes.

 Ud debe de tomar una decisión que estariá dentro de esos extremos.

Una vida psicológicamenta sana con la diabetes incluye todos los problemas y fallos de un tratamiento adecuado. Incluye todos los sentimientos desagradables provocadas por la enfermedad: el miedo, la rabia, la ira, la tristeza. A veces no se puede deshacerse del sentimiento de corto plazo. ¡Pero no se debe de dejarse llevar por estos sentimientos! Incluso puede que haga falta una psicoterapia cuando los sentimientos desagradables son de mucha fuerza y duración.

Vamos a descubrir lo que hace falta para vivir con la diabetes sin muchos problemas psicológicos!
 
http://clinidiabet.com/es/infodiabetes/salud_emocional/15.htm

36
Eventos / I Congreso de experiencia del paciente
« en: Junio 06, 2016, 12:52:53 pm »
http://www.iexp.es/index.php/programa/

Muy interesante, qué pena que no puedo ir.

37
Medidor Continuo (CGM) / Sistemas de monitorización continua
« en: Junio 06, 2016, 12:47:31 pm »
Sistemas de monitorización continua de glucosa

 
 


 Por: Roque Cardona Hernández
 Asesor en Diabetes Pediátrica de la Fundación para la Diabetes. Endocrinólogo pediátrico con dedicación preferente a diabetes en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona
Temas: Niños y adolescentes

Fecha: 30 de mayo, 2016



¿Qué son sistemas de monitorización continua de glucosa?

Son herramientas que permiten medir la glucosa de forma continua, dando lecturas cada 5 minutos. Se componen de un sensor que posee un filamento flexible que se inserta debajo de la piel y que tiene una vida de 6-14 días (según el modelo en cuestión) y un transmisor que envía la señal a un dispositivo receptor (monitor) para informarnos de la lectura.


A diferencia de los medidores convencionales, lo que miden es glucosa en los tejidos (intersticial) y no glucosa en sangre.

La glucosa en sangre y tejido no necesariamente tiene el mismo valor. Generalmente cuando el nivel de glucosa en sangre se encuentra mantenido durante mucho tiempo, los niveles de la glucosa en sangre y en líquido intersticial se equilibran y coinciden. Sin embargo, cuando hay rápidas fluctuaciones en la glucosa sanguínea (tanto por aumento como por descenso) las diferencias entre sangre y tejido se acentúan y por tanto dichas mediciones tienden a diferir en mayor grado. Eso no indica que un medidor de glucosa intersticial sea inexacto respecto al medidor de glucosa capilar, sino que cada uno mide una cosa distinta.



¿Cómo se colocan los sistemas de medición continua de glucosa?

A día de hoy todos los sistemas de monitorización continua de glucosa necesitan ser pinchados bajo la piel. Los distintos modelos disponibles en el mercado necesitan una inserción bajo la piel a través de un pinchador automático que a través de una aguja guía introduce el filamento o sensor. Esta aguja-guía posteriormente se retira y se desecha, quedando el sensor bajo la piel. El transmisor va conectado a este sensor y se sitúa en este caso sobre la piel.  En general los sensores de glucosa tienen una duración media de 6-14 días según el modelo (aunque en ocasiones su uso puede ser “alargable”). Generalmente requieren un adhesivo colocado sobre el transmisor para evitar que este pueda desprenderse. El sensor puede colocarse en el abdomen, nalga o brazo según las recomendaciones del fabricante.

¿Cuándo pueden ser utilizados?

En general tienen autorización para ser utilizados en niños a partir de 2-4 años dependiendo del modelo. Bajo circunstancias especiales, su equipo de diabetes puede recomendarle la utilización por debajo de esta edad.

¿Qué tipos de medición continua existen?

Existen dos modalidades de medición continua a tiempo real:
•Sistemas de monitorización continua propiamente dicha que dan una lectura directa a un transmisor con trazados de perfil en tiempo real y de 24 horas y permiten la existencia de alarmas de límite de glucosa alta o baja (entre otras). Entre estos sistemas se encuentran el sensor Enlite de Medtronic® y el sensor Dexcom®, con su versión de lectura en monitor y en pantalla de bomba de insulina. Ambos sistemas requieren calibración mediante controles de glucemia capilar.


 
•Sistemas de monitorización flash que dan una lectura continua en tiempo real y el trazado de las últimas 8 horas de glucosa siempre y cuando la persona acerque el receptor al sensor. No cuentan con la posibilidad de alarmas. El sistema Freestyle Libre® viene calibrado de fábrica y por tanto no requiere calibración con glucemias capilares.

Freestyle Libre

Ambos tipos de sistema permiten además una lectura retrospectiva de días, semanas y meses al descargar dichos dispositivos en un ordenador, que pueden ser de mucha utilidad para la persona que los utiliza así como  para el equipo de diabetes que le atiende.

¿Qué ventajas ofrecen los sistemas de monitorización continua de glucosa?

Ofrecen una gran ventaja al aportar una lectura continua de los valores de glucosa. Al mismo tiempo informan de tendencias hacia arriba o hacia abajo de la glucosa. Este último hecho no es baladí, ya que las flechas de tendencia aportan una información excepcional para el manejo de la diabetes y facilitan mucho la toma de decisiones con la consecuente mejora de la calidad de vida que ello implica.


De alguna manera los sistemas de monitorización cambian el sentido del manejo de la diabetes que pasa de estar basado en cifras a estar basado en tendencias.

A día de hoy no permiten sustituir en términos absolutos los controles de glucemia capilar pero permiten disminuirlos considerablemente y/o limitarlos a la toma de decisiones críticas. En este sentido es necesario un adecuado grado de formación en el manejo de los sensores para utilizarlos de una forma efectiva. De este modo, cuando los padres de niños con diabetes deciden utilizarlo es necesario que contacten con sus equipos de diabetes para recibir formación y entrenamiento sobre cómo sacarle el mejor rendimiento y cómo interpretar las lecturas.

Otra ventaja importante la constituyen las alarmas que permiten avisar a la persona cuando el nivel de glucosa se aproxima a un determinado límite configurado por ésta. Esta función puede por ejemplo despertar a una persona durante la noche en el caso de que la glucemia captada por el sensor llegue al límite previamente configurado y ayudar de esta manera a la prevención de la hipoglucemia nocturna, especialmente la grave.

El sensor Enlite para el modelo de bomba de insulina 640G de Medtronic permite además la sincronización con esta bomba de insulina para la prevención de la hipoglucemia (sistema SmartGuard). En este caso, a partir de los datos del sensor, la bomba incorpora un algoritmo que permite detener la infusión de insulina con antelación en el caso de que el sensor informe predictivamente de que en un cierto tiempo se produciría una hipoglucemia. De esta forma el sistema es capaz de prevenir dicha hipoglucemia.


Tanto en el caso de sensores acoplados a bomba de insulina como en el caso de sensores no acoplados a bomba de insulina, los estudios demuestran mejoras sostenidas en la hemoglobina glicada siempre y cuando el sensor se utilice regularmente (al menos 6 días/semana) durante un periodo de tiempo prolongado.

¿Están financiados los sistemas de monitorización continua de glucosa?

A día de hoy en España no están financiados por los sistemas públicos de salud. La penetrancia del uso de sistemas de monitorización continua de glucosa en España es muy baja (según datos facilitados por la industria, en el año 2014 sólo 0.3% de las personas con diabetes tipo 1 utilizaba sistemas de monitorización continua de glucosa de forma regular, en contraste con otros países como los escandinavos que se aproximaban al 10%) aunque es posible que a lo largo del último año este porcentaje haya aumentado considerablemente de forma global.

Distintos estudios han demostrado el coste-efectividad de los sistemas de monitorización continua de glucosa cuya utilización es capaz de disminuir los costes de la diabetes sobre todo a expensas de la reducción de complicaciones microvasculares. Estos resultados están condicionados no obstante en los distintos estudios a la utilización del sensor al menos un 70% del porcentaje de todo el tiempo.

¿Qué podemos esperar de los sistemas de monitorización continua de glucosa en el futuro?

El desarrollo de los sistemas de monitorización continua de glucosa es un paso imprescindible para que pueda completarse el desarrollo de un páncreas artificial y es razonable pensar que en los próximos años podamos ver una mejora aún mayor de las prestaciones técnicas que ofrecen así como un abaratamiento de los precios que permitan el reembolso por parte de los sistemas sanitarios.


La Fundación para la Diabetes no se hace responsable de las opiniones o manifestaciones vertidas en este apartado.

http://www.fundaciondiabetes.org/infantil/articulo/173/sistemas-de-monitorizacion-continua-de-glucosa



38
El debut / Cómo ayudar a su hijo.
« en: Junio 06, 2016, 11:12:39 am »
Cómo ayudar a su hijo - Guía Para padres
 

Siempre supone un gran "trauma" cuando uno de nuestros hijos es diagnosticado de diabetes. Quizás usted ya sepa que la diabetes es un enfermedad crónica cuya curación todavía no está tan cercana como todos desearíamos. El futuro de sus hijos se vuelve incierto y, además del tratamiento con insulina, le preocupa la posibilidad de complicaciones futuras. Tampoco sabe si será posible que su hijo tenga una vida feliz y completa por tener diabetes. Todos estos pensamientos y preocupaciones que le rondan por la cabeza aunque son desagradables representan únicamente una respuesta emocional perfectamente normal. Cuando no sabemos cómo enfrentar una situación cualquiera esto nos genera ansiedad siempre.
 Cuando su hijo experimenta cualquier problema, esto supone un factor de stress y preocupación para toda la familia, especialmente al principio hasta que usted va aprendiendo sobre la enfermedad y como controlarla. Pero a la larga va aprendiendo a controlar aquello que al principio le parecía amenazante sin que le genere tristeza o ansiedad, aunque si esto no ocurriera y Ud. se siente incapaz por si mismo de resolver los conflictos que la llegada de la diabetes ha producido a su familia, no dude en pedir ayuda, a veces a asociaciones de padres de niños con diabetes un psicólogo con experiencia en diabetes son los que pueden ayudarle a encontrar la "salida".

 En ocasiones el diagnóstico de "diabetes" puede resultar un "punto de partida" para unas nuevas relaciones dentro de la familia en las cuales toda la familia interactúa de una manera más consciente.
 Cuando usted es capaz de ser un buen "apoyo" el ayudar a cuidarse a un niño con diabetes puede ser una tarea con ciertas recompensas, sobretodo cuando comparta con el niño los progresos que vaya haciendo.
 Uno de los objetivos que Ud. tenía para su hijo tiene que permanecer igual enseñar a su hijo a disfrutar de la vida cuando te pones un objetivo, salvar los obstáculos y finalmente disfrutar de los éxitos. Cuando usted se relaciona con otros padres que tienen un hijo con diabetes enseguida aprende que existen muchos caminos diferentes por los que Ud. y su hijo pueden llegar a salvar todos los inconvenientes. Puede aprender a adaptarse a la diabetes de tal manera que sea otra parte más de su vida familiar y que su hijo puede esencialmente crecer y desarrollarse como cualquiera de sus hermanos o compañeros de la misma edad.
 Los niños con diabetes puede que tengan que mantener ciertas normas y es posible que sus compañeros tengan que adaptarse y aprender a respetarles como una cosa natural de convivir con su amigo con diabetes. Si el niño es obligado a realizar un comportamiento distinto como consecuencia de la ansiedad de sus padres, entonces se puede interrumpir el normal desarrollo del niño.
 Hay que animarlo a participar en todas las actividades y juegos del resto de los niños de su edad pero, como es lógico, permitir al niño participar en actividades que se consideraban "prohibidas" como asistir a una fiesta o a cumpleaños y comer como el resto de los niños.


Algunas normas generales

 El control de la diabetes es muy importante pero nunca lo será más que el mismo niño. No debemos permitir que la diabetes sea el único eje fundamental de la relación con el niño, porque esto hace que el niño no sea visto como realmente es con sus virtudes y defectos haciendo además muy difícil que el niño desarrolle un sentido de quién es y quién quiere llegar a ser. Después de haber hablado con adultos que han tenido diabetes desde niños lamentaban que muchas veces sentían que lo único que les importaba a sus padres eran sus niveles de azúcar.

 Hay un principio clásico y muy aceptado en la Psicología del desarrollo y es que la mejor manera de facilitar el desarrollo es cuando aquellos que educan niños se ponen como meta alcanzar la llamada "zona de la próxima etapa de desarrollo". Esto significa que se tienen que presentar a los niños tareas que en ese momento no pueden realizar, pero que se espera que en poco espacio de tiempo pueda alcanzar.
 Así si ya sabe que la mayoría de los niños comienzan a autoinyectarse insulina sobre los 9 años de edad entonces deberá entre los 7-8 años de edad hablarle al niño de la autoinyección dejando que el niño experimente y, esperar a que el decida el momento de comenzar.
 Los pasos hacia atrás son una manera normal de avanzar; así que si de repente su hijo comienza a no realizar alguna tarea que antes ya realizaba, déjelo, no lo regañe. Todos hemos oído hablar de niños que ya habían comenzado a pedir "el pipí" y de repente, pueden empezar a hacerlo de nuevo por ellos mismos.
 En ocasiones su hijo puede estar diciéndole que simplemente necesita un "respiro" que lo que se le está pidiendo en ese momento puede ser demasiado para él y, en otras ocasiones, puede estar jugando con Ud. y ponerle a prueba hasta los límites como cualquier otro niño lo hace. En cuál de las dos situaciones que nos encontramos es difícil de saber para cualquier padre, pero si escucha a su hijo y aprende a conocer como son normalmente sus reacciones, entonces quizás pueda adivinarlo y entonces actuar en consecuencia. Como los padres de cualquier niño, los padres de un niño con diabetes debe de esperar que su hijo vaya superando pruebas cada vez más difíciles pero apropiadas a la edad.

 La manera en la que su hijo ve la enfermedad y cumple con la exigencia de la misma, va a ir lógicamente variando de acuerdo a su edad y a su grado de maduración. Cada edad se plantea diferentes dificultades en relación con el tratamiento que realiza. Así durante el transcurso de sus vidas los niños van explorando y encontrando diferentes maneras de ver y aceptar el tratamiento y estas tareas adaptativas van a ir resolviéndolas según sus preferencias individuales y otras serán resueltas por todos los niños de manera parecida al alcanzar las distintas etapas del desarrollo. Así mientas los niños menores de 4-5 años se olvidan frecuentemente de su diabetes porque existen multitud de focos de atención para ellos, en el caso de los adolescentes puede que tengan tan presente su diabetes que incluso pueden llegar a presentar una depresión.
 La diabetes va a ir presentando nuevos problemas en cada edad y en cada etapa del desarrollo, incluso en aquellos casos en que un niño ha vivido durante años con un perfecto equilibrio con su diabetes puede llegar un mal día en que se provoca una crisis en la relación que tenían con su diabetes y su tratamiento.

 Creo importante que los hermanos del niño no sufran por la diabetes de su hermano. No deben de ser nunca obligados a cumplir las normas del tratamiento sólo por ser "justos" con el hermano con diabetes, pues esto solamente puede conducir a crear resentimiento, ellos tienen que encontrar sus propios caminos para tratar con la diabetes de su hermano y generar apoyos positivos pero nunca porque se les esté recordando constantemente que deben de hacerlo. Ellos tendrán siempre una "responsabilidad limitada".


Diabetes y el desarrollo infantil 

Pre-escolar

Los niños muy pequeños no pueden entender realmente su diabetes. Ellos aún tienen una imagen muy simplificada de la enfermedad; es algo que, al final, siempre tiene una cura. Su comprensión del mundo y de la relación causa y efecto es, hasta este momento, algo casi mágico. Son incapaces de asimilar el significado de una enfermedad crónica ya que no tienen una idea clara del futuro. Todo lo relativo a la diabetes y su terapia tiene que ser explicado muy sencillamente. Concéntrate en los aspectos prácticos de la terapia tal como el niño la experimenta en ese momento. La terapia debe ser tan sencilla como sea posible, de forma que el niño no necesite ser supervisado permanentemente. Una terapia convencional de insulina con un programa y unas reglas claras acerca de la comida es lo más apropiado a esa edad. Cualquier niño en esta etapa del desarrollo necesita pautas claras de sus padres. Es de primordial importancia evitar los riesgos extremos de severa hipoglucemia con pérdida de consciencia y severa hiperglucemia con cetoacidosis. Esta debe ser la meta principal de la terapia en esta edad.

 Los padres tienen que explicar al niño, una y otra vez, por qué ciertas cosas deben ser hechas en la terapia, y esto debe hacerse de una forma no amenazadora. La terapia debe convertirse en una parte natural y habitual del día. Los temas esenciales de la terapia no pueden ser objeto de debate y discusión. Nunca discutirías con un niño de esta edad sobre cruzar sólo una carretera con mucho tráfico y no puedes hacerlo sobre la insulina. Puedes suavizar la situación para el niño, si eres capaz de integrar parte de su terapia en sus juegos; por ejemplo, manteniéndolo distraído cuando se está inyectando. En esta etapa, como padre, estarás controlando personalmente toda la terapia. Sin embargo, tu hijo podría ir probando a realizar parte de ella él mismo, con tal de que esté supervisado. Intenta que haga cosas con probabilidad de éxito y nunca le culpes si comete un error, incluso aunque te inquiete. De esta manera el niño puede desarrollar y crecer en su terapia de la misma manera que aprendió a vestirse, asumiendo gradualmente un papel cada vez más activo.


Niños en edad escolar (6-10 años)

 Generalmente, los niños en la edad escolar de primaria se acostumbran a su terapia bastante rápido. Ellos tienen mucho interés en aprender nuevos conocimientos y habilidades y se interesan en cómo funcionan las cosas. En esta etapa tienen un mejor conocimiento de lo que significa la diabetes y cómo funciona la terapia. La terapia de la diabetes, en la que el niño puede ahora tener un papel más activo, llega a ser una habilidad técnica de la cual el niño está orgulloso a menudo. De esta forma la terapia puede individualizarse gradualmente. A veces, a los niños les gusta mostrar a otros como cuidan su diabetes. En esta edad tienen una actitud bastante racional hacia la diabetes. Ellos hacen lo que sea necesario para regresar a sus juegos tan pronto como puedan. A menudo, los padres sufren más con la diabetes que su hijo; les resulta difícil creer que su hijo conviva con la terapia día a día sin mostrar signos de angustia.
 Esto no quiere decir que los niños no estén, de vez en cuando, tristes o enfadados por su diabetes, pero este sentimiento pasa, generalmente, bastante rápido. Pueden también, alguna vez, olvidar algo bastante importante y hay que recordárselo. Si escuchas a tu hijo y le permites que exprese estos sentimientos, puede que te sorprendas de lo rápidamente que tu hijo se anima (probablemente antes que tú) y vuelve a lo que estaba haciendo. Si el problema continúa durante un periodo largo de tiempo y ves que no estás haciendo progresos, intenta no agravar el problema implicando a toda la familia en un tira y afloja, procura obtener ayuda de tu médico o de un sicólogo.


Prepubertad y pubertad

 En esta etapa la diabetes se hace un poco más difícil. Los adolescentes tienen fama de tomar todo muy seriamente, particularmente a ellos mismos. Ellos también van de un fuerte impulso hacia la independencia a una dependencia ansiosa, casi infantil.

 Los adolescentes se fijan muchas tareas nuevas y difíciles:


•  Son críticos consigo mismo y juzgan sus propias fuerzas y debilidades a través de los ojos de sus amigos. No tienen un sentido equilibrado de la autoestima y tienen que esforzarse para sentirse bien con ellos mismos.
• Tienen que desarrollar su propia opinión sobre las conductas convencionales, modas y sobre ideas generalmente aceptadas.
• Tienen que encontrar su papel entre los de su grupo.
• Hacen sus primeros intentos para separarse de sus padres.
• Comienzan a tener relaciones románticas y sexuales.

 Estas tareas pueden a menudo llevar a la incertidumbre y mal humor. Se acentúa el estrés de la diabetes y su terapia, que, en esta situación llega a estar vinculado con su autoestima. Su cuerpo e imagen social está en peligro. Los adolescentes procuran esconder su diabetes y no están dispuestos a hablar de ella. Los riesgos de complicaciones a largo plazo, que en edades más tempranas no se entienden, de repente toman un nuevo significado. En este punto es muy importante y, desgraciadamente, también muy difícil que los padres y profesores:

 1. escuchen cuando un niño tiene problemas con su diabetes y
 2. ofrezcan una cantidad sana de apoyo (ni mucha, ni poca)

 Para los adolescentes con diabetes es de central importancia que sean capaces de tomar parte en todas las actividades de su grupo de amigos, incluyendo aquellas que implican riesgo y aventura. Pasarán las tardes en discotecas, experimentarán (desgraciadamente) con el tabaco, con el alcohol y quizás incluso drogas. Van a necesitar un tratamiento flexible de insulina (por ejemplo, terapia intensiva de insulina o si ellos no son gustosos o fiables, una bomba de insulina). Unas expectativas demasiado optimistas de control metabólico regular durante los turbulentos años adolescentes será probablemente una causa innecesaria de decepción y conflicto, ya que ninguna terapia puede mantener el mismo ritmo de cambio de la rutina diaria, la actitud y el nivel de actividad que un adolescente demanda.

 Los adolescentes son sumamente sensibles a la presión o fuerza. Las reglas deberían ahora restringirse a lo estrictamente necesario de la terapia, las cosas que son necesarias para la supervivencia (por ejemplo, deben inyectarse, pero anotar en el diario podría ser discutible). No tiene sentido obligar a un adolescente a mantener un diario. Si ellos quieren salir de él lo harán y podría significar horas descifrar lo que, a decir verdad, es una lista de números al azar. No te asustes demasiado por las lecturas de glucosa en sangre singulares – concéntrate en cómo te va el HbA1. Esto puede reducir el número de conflictos familiares y permitir que os concentréis en otras cosas importantes, sin descuidar la diabetes. A los adolescentes, normalmente, no les gusta que sus padres les elogien. Quieren ser tratados como iguales, donde sus deseos y necesidades sean tomados seriamente sin prejuicios.

 Los adolescentes tienen que encontrar su propia forma de vivir con la diabetes. De acuerdo con su personalidad podrán ser más o menos conscientes o descuidados. Ambas cosas tienen ventajas y desventajas. Intenta respetar el camino que tu hijo elija en ese momento y apóyale en sus intentos para crear una relación lo mejor posible con su enfermedad. Alguna vez, esto te pondrá nervioso, pero intenta no preocuparte demasiado. Es importante para los adolescentes tomar riesgos y probar límites, incluso con diabetes.


Cómo evitar dificultades 

 Intenta aceptar a tu hijo como es, con sus virtudes y debilidades y no pongas demasiado énfasis en la diabetes, a pesar de tu preocupación.
 El niño sobreprotegido no aprende a tomar responsabilidades por sí mismo. Él puede estar dependiendo de ti demasiado tiempo y, luego, ser incapaz de encontrar un manejo propio de la terapia, conveniente cuando deje tu casa y tu constante cuidado. Como principio básico, es una buena idea mostrar a tu hijo que puede hacer lo que otros niños hacen, siempre que respete ciertas reglas de terapia. De esta manera, él dirigirá su atención en lo que puede hacer y no en lo que no puede. Organiza actividades de forma que tu hijo se dé cuenta de que no hay restricciones en las cosas importantes de su vida. Al mismo tiempo, elabora un programa diario de autoayuda, en el que el niño vaya ganando confianza en sus habilidades. Intenta que la terapia sea tan clara y sencilla como sea posible y permite pequeñas libertades, alguna vez, a medida que el niño crece. De esta forma tú puedes enseñarle qué errores son relativamente poco importantes y cuáles pueden tener graves consecuencias.
 Es un poco como enseñar a tu hijo a cepillarse los dientes, labor que para la mayoría de los niños pequeños es una tarea aburrida y sin sentido. Ellos al principio no entienden las caries o los empastes y les aparta de lo que ellos quieren hacer. Sin embargo, es algo sobre lo que no discutes, aunque no es una amenaza tan extrema como no inyectarse. Ellos lo van haciendo día tras día y, aunque no se convierte en algo muy interesante, llega a ser parte de su vida y, al final, empiezan a sentirse incómodos si no lo hacen.
 Por encima de todo, intenta escuchar lo que tu hijo te cuente sobre su diabetes, particularmente cuando esté enfadado o triste por sus restricciones diarias. Estos sentimientos son normales y son, psicológicamente, una reacción sana ante su situación. Él necesita consuelo. Los niños pequeños pueden distraerse fácilmente. Cuanto más crezca el niño más problemáticos son los intentos para contener o debilitar sus sentimientos fuertes o negativos. Tu hijo se calmará por decisión propia si tú le escuchas y le muestras comprensión. No culpes a tu hijo por lecturas de glucosa en sangre altas. Úsalas como un misterio que ambos podéis resolver juntos.

 Deja que tu hijo participe en tantas actividades como pueda. Si hay algo fuera de lugar explícale porque es así. Busca compromisos. Implica a tu hijo cuando informes sobre su diabetes (colegio, clubes deportivos, etc.).
 De otra forma él puede sentir que le has dado la espalda. Además él será quién acepte las consecuencias del debate. Como todos los niños, es importante que el chico con diabetes pueda seguir adelante con sus propios intereses con respecto al colegio y posterior educación. No le conduzcas a restricciones innecesarias a causa de su diabetes. Recurre de vez en cuando a la ceguera si tu hijo usa su diabetes como instrumento para evitar algo, o si es demasiado flexible con la realidad de su enfermedad. Con las exigencias constantes de su terapia, es comprensible que busque una escapatoria de vez en cuando.

 Puede ser útil conocer a otros padres de niños diabéticos, sobre todo al comienzo, cuando te sientes inseguro de ti mismo. Puedes encontrar personas dispuestas a ayudarte a través de tu médico o clínica. Quizá haya un grupo de ayuda mutua con el que puedas contactar. Los grupos son buenos para encontrar soluciones mejores y nuevas a problemas que puedas tener y encontrarás personas que estén dispuestas a escuchar y que entiendan cómo son las cosas cuando nada parece ir bien. Puede ser útil intercambiar ideas. Incluso en el comienzo de tu relación con la diabetes, podrías encontrar que has resuelto un problema de una forma nueva en la que otro padre no había pensado todavía.

 A los niños más pequeños, hasta la edad de 10 años, les gusta hacer cosas en grupo, bien con otras familias o en grupos de niños diabéticos: se sienten seguros, aprenden mucho de los otros y pueden desarrollar un sentido de a su propia identidad como alguien que tiene diabetes, que es activo y que sabe lo que quiere de la vida. Los niños mayores prefieren simplemente limitarse a su círculo de amigos sin que la diabetes sea la única cuestión en su vida. Este cambio es comprensible y necesario en esta etapa de desarrollo de tu hijo. Asegúrate de que pueda hacer frente a una buena parte de su terapia por sí mismo para ese momento. A veces resulta difícil permitir que tu hijo experimente cosas nuevas, alguna de las cuales pueden conllevar algún riesgo. Intenta confiar en él para que desarrolle sus propias soluciones en esta edad. Si observas cómo se relaciona con su grupo y cómo se enfrenta a otras áreas de responsabilidad, podrás tener una valoración de cuánto puede arreglárselas por sí mismo. Asegúrate de que sepa como evitar extremos metabólicos y cómo obtener ayuda en las emergencias.



 
 El artículo completo:

 http://clinidiabet.com/es/infodiabetes/educacion/viviendo/infantil/04.htm


39
Preguntas y dudas niñ@s y adolescentes / Marcando los límites
« en: Junio 06, 2016, 11:05:40 am »


Marcando los límites
 

NO existe duda que ser padre es una tarea difícil. El trabajo dura 24 horas al día, 7 días a la semana y la responsabilidad es muy grande y además las circunstancias van cambiando precisamente cuando piensas que ya lo tenías dominado.

Conlleva un gran esfuerzo y es necesario mucha energía, además cuando coexisten otras preocupaciones de la vida y entonces es fácil caer en la tentación de no ser firme y ceder a las protestas y a las peticiones de un niño.

Pero coger el camino fácil puede que a corto plazo le traiga un poco de tranquilidad pero se vuelve después contra uno. Los niños y los adolescentes necesitan disciplina y una consistencia. Precisan que se sepa lo que en todo momento se espera de ellos y tienen que saber que los adultos aunque se pueden a veces equivocar son los que mandan en sus vidas.

Exigiendo que se sigan una reglas fijas y bien explicadas hace que tanto adultos como niños puedan mejorar sus relaciones. Unas reglas razonables, entre otras cosas tiene que tener en cuenta la edad y las capacidades del niño. Algunas reglas irán cambiando según el niño vaya creciendo otras sin embargo no son negociables a ninguna edad.

Este artículo examina lo que sucede cuando las normas y reglas de la familia sobre la diabetes no son razonables o son inexistentes, aunque algunos de los ejemplos pueden parecer exagerados, son reales y están basados en casos reales. Las reglas y normas para mantener a la diabetes de su hijo controlada son necesarias pero claro hay que evitar que la vida de la casa se parezca a un centro penitenciario.

José

José es un niño de 3 años algo hiperactivo pero encantador, durante una espera de diez minutos en la sala de espera, tuve que recibirles pues, rompió algunas de las revistas, tiró por el suelo mucho del material educativo de la sala de espera y pintó con un bolígrafo una de las paredes. Su madre parecía desesperada, sentada en una silla enfrente de mi y riñendo cada poco a José para que se estuviera tranquilo, pero el no hacía caso y seguía haciendo todo lo que le apetecía. Según pasaba el tiempo y su madre seguía sin hacer nada por controlar el comportamiento de José, yo me fui poniendo cada vez más molesto, pregunté a la madre que tal se arreglaba con la inyecciones de insulina y los autocontroles sanguíneos, bueno me respondió hay algunas veces que el niño no me deja que se las ponga y también algunas veces como cosas que no debería ya lo sé pero en ocasiones no puedo con él. Ella hablaba como si no tuviera el control sobre el niño.

La A1c de José era 10,4% indicando que la media de las glucemias de su hijo era muy elevada y yo me preguntaba que pasaría dentro de 10 años, entre José y su madre cuando el niño llegue a la adolescencia.

Guillermo

Guillermo que tiene 11 años y su madre llegaron con retraso a la consulta que tenía de revisión por la tarde en el Centro de Diabetes. La madre se disculpó y también por no haber venido a ninguna de las revisiones pautadas desde hace más de 1 año pero que Guillermo había rechazado acudir y además estaba tan obstinado que ella pensó que no tenía sentido haberle obligado a venir a esas revisiones y que ella esperaba que al final el chico recuperase el sentido.

Últimamente la madre notaba que los pantalones le quedaban más flojos y que Guillermo parecía más cansado y además se levantaba varias veces por la noche a orinar. Así que decidió que quizás era ya necesario una revisión médica y es por lo que le ha traído a la consulta pero me dijo claramente que tenían que marcharse antes de 40 minutos para que Guillermo no perdiese su entrenamiento de fútbol.

Marta

Marta tiene 12 años, se puso a llorar en la sala de exploración, había ganado peso apenas podía dormir, lloraba frecuentemente y había abandonado el autocontrol sanguíneo. La madre comenta que ella pensaba que Marta se encontraba deprimida pero como la chica no quería ni oír hablar de un psicólogo pensaba que era inútil el llevarla obligada a recibir ayuda psiquiátrica.

Carla

Es una niña de 10 años que siempre acude a las revisiones del Centro de Diabetes con ambos padres que siempre han sido muy colaboradores con los datos del autocontrol de us hija, aportando incluso estos en diferentes hojas de cálculo y anotando incluso cualquier cambio en la dieta que se hubiera producido, el resto de la familia toma una alimentación algo distinta a la de Carla.

El grado de control de la diabetes de Carla ha sido siempre muy razonable, pero últimamente los valores de glucemia estaban siendo muy elevados y los padres pensaban que tenía que ver con la existencia en la casa de comida basura.

Su madre había vuelto a trabajar recientemente y Carla ahora pasaba mucho más tiempo en la casa con sus hermanos y sin supervisión. El padre pensaba que no era justo privar a sus hermanos de patatas fritas, chocolate, galletas, etc. Pero lo que estaba pasando es que cuando al salir de la escuela sus hermanos “picaban” de esas cosas, Carla también lo hacía, el padre pensaba que Carla debería de tener la disciplina necesaria para saber evitar lo que ella sabía que no podía comer regularmente, y la madre comentó bueno un poco de esas comidas tampoco le van a hacer mucho daño a la niña.

Luis

Comenzó a ponerse nervioso según me preparaba a sacar los datos de glucemia de la memoria del medidor, después de titubear un poco me dijo creo que al medidor le pasa algo y que la memoria no funciona, eso todavía puso al padre más en guardia y le dijo ¿Qué quieres decir? ¿Por qué no nos habías dicho nada? .Yo había mirado el cuaderno de autocontrol de Luis que estaba lleno de cifras de glucemia sin embargo cuando miré a la memoria del medidor sólo tenía unas pocas cifras y el medidor funcionaba perfectamente.

Hay que tener las expectativas apropiadas

Aunque cada situación y cada familia es distinta, todos los padres de estos casos que he relatado no tenían expectativas apropiadas de sus hijos.

La madre de José no reconoce cuales son los expectativas apropiadas en función de las posibilidades de un niño de 3 años. Parece que no comprende lo que se puede permitir decidir a un niño de 3 años, por ejemplo las inyecciones de insulina no es un cosa negociable, también piensa que el niño puede decidir correctamente las mejores opciones nutricionales, lo cual está lejos de lo que un niño de 3 años es capaz de hacer. Su incapacidad o imposibilidad para controlar las decisiones del manejo de la diabetes de su hijo está perjudicando además de la relación con su hijo, la salud del mismo.

Aunque el caso de José no es un caso perdido, si es cierto que la madre tiene que obligatoriamente mejorar sus habilidades de paternidad educativa responsable. Ella necesita tomar las riendas y las responsabilidades del cuidado de la diabetes de su hijo, exigiendo la disciplina cuando sea necesaria.

Existen aulas para padres en muchos colegios, también las organizan parroquias y otras colectivos, allí puede recibir información que le ayude a reconducir la situación.

La madre de Guillermo tampoco parece comprender la incapacidad de su hijo para tomar las mejores decisiones para su salud. El periodo de seguimiento idóneo para las revisiones de las personas con diabetes tipo 1, desde hace años ha sido establecido por los consensos de las principales asociaciones de Diabetes del mundo en que debe de ser CADA TRES MESES, pero además en el caso de un niño en periodo de crecimiento y maduración es esencial para ambas cosas que se compruebe y ajuste si fuera necesario el grado de control de su diabetes con regularidad trimestral. A los 11 años Guillermo no puede comprender y muchas veces no puede ni apreciar las consecuencias que a largo plazo, cada año de mal control de la diabetes va a tener sobre su salud futura, estos adolescentes, viven solo el día de hoy y en general no tienen la maduración suficiente para apreciar, y entender el beneficio de las recompensas postergadas (aquellas que se recibirán en forma de ausencia de complicaciones diabéticas a medio y largo plazo).Otros aspectos de su vida como los deportes, ordenadores, videoconsolas, y la televisión son mucho más prioritarios que el control de su diabetes. La madre de Guillermo permitió que la voluntad del niño se impusiera hasta que la evidencia de las consecuencias del mal control de la diabetes de su hijo eran muy patentes. Es decir ella minusvaloró la importancia de la diabetes y de intentar conseguir el mejor control posible.

Las cosas para cambiar en el caso de Guillermo en primer lugar es que la madre tiene que comenzar a tomarse en serio la diabetes que es un tema prioritario y que existen cosas no negociables, una vez que la actitud de la madre cambie, es posible que Guillermo también lo haga y comprenda que aunque hay un montón de actividades que son más divertidas y le apetecen mucho más hacer que ir a revisiones médicas, están son completamente imprescindibles para él y no es aceptable el “saltarse” esas revisiones simplemente porque a Guillermo no le apetezca ir.

En el caso de Marta también existen muchas barreras y dificultades. Marta se encuentra deprimida y su madre espera que Marta debe de resolver por ella misma sus problemas Aunque es verdad que cuando uno tiene una depresión o otra enfermedad mental puede querer mejorar, eso NO siempre es POSIBLE, hasta la psicoterapia y la medicación van surgiendo efecto. Una persona deprimida puede pensar que no necesita ayuda o no saber por donde empezar a pedirla. Dado que el control de la diabetes se ve afectado por todo lo que nos pase, es muy improbable que el control de la diabetes mejore, mientras su depresión no sea tratada con éxito.

Marta con 12 años es muy difícil que por ella misma sepa buscar ayuda y además es posible que secretamente este esperando que su madre la cuide y le busque un psicoterapeuta. Es la responsabilidad de su madre que Marta reciba ayuda. Si Marta continua rechazando ver a un psicoterapeuta, su madre puede echar mano de otras fuentes para recibir ayuda, como el tutor del colegio, un profesor de Marta o alguien del equipo médico que la atiende, pues es muy posible que ella se más receptiva a recibir ayuda de algún otro adulto que no sea su madre.

El padre de Carla esperaba que su hija respetase su plan de comidas y que resistiese la tentación de juntarse con sus hermanos a “picar” golosinas. Sus expectativas no eran realistas: Incluso muchos adultos no pueden mirar su comida favorita y no caer en la tentación de comerla. Durante la consulta Carla protestó y dijo : es que no hay derecho al salir de clase, todos se sientan a comer chocolate, helados y esperan que yo no quiera comer algo de todo eso. Claramente no se le puede pedir a una niña cosas que muchos adultos tampoco pueden cumplir.

El problema que tienen en la familia de Carla es muy común en todas las familias en las que alguno de sus miembros tiene diabetes: Por qué tienen que comer dentro de un plan de alimentación el resto de la familia que no tiene diabetes? De hecho muchas familias, han encontrado una solución y han decidido que si el plan de alimentación de una persona con diabetes es saludable para todo el mundo porque no aplicarlo a el resto de la familia pues será bueno para toda la familia.

Los hermanos de Carla pueden comer raciones mayores, dado que probablemente necesiten más calorías diarias y los postres dulces no tienen porque desaparecer por completo sino que limitarlos a ciertos días, pues Carla sabe que si los cubre con una dosis de análogo de insulina rápida los puede también ocasionalmente comer.

Sobre el tema del picoteo de dulces a diario al salir de las clases, el padre puede reunir a la familia para hablar del tema y que cada uno exprese sus ideas, incluso es posible que se descubra que el tema del picoteo de dulces no es algo tan fundamental para sus hermanos como su padre se pensaba y si a este problema no se encuentra solución en la casa puede ser conveniente valorar una reunión con un terapeuta familiar que nos ayude a alcanzar algún consenso.

El padre de Luís esperaba que ella se mirase todas las glucemias antes de las comidas y al acostarse, a la vez que las anotaba junto con las dosis de insulina, estas expectativas en teoría si están dentro de lo que una adolescente puede hacer pero lo que sucede es que el grado de responsabilidad que cada adolescente puede hacerse cargo es muy variable. ella está claro que está teniendo problemas para cumplir con esos requisitos así que es posible que esté necesitando una pequeña ayuda de sus padres y con eso volver a encarrilar bien el control de su diabetes. La mayoría de los estudios han demostrado que cuando los padres se implican en ayudar al control de la diabetes, los adolescentes obtienen mejores resultados.

Decisiones difíciles

Incluso los padres que comprenden bien las distintas fases del proceso de desarrollo de los hijos, pueden tener dificultades para saber exactamente donde hay que “poner los límites”.

En parte esto es porque muchas de las decisiones del tratamiento de la diabetes, aunque no sean las correctas, no siempre tienen una consecuencia negativa inmediata. Por el contrario aquellas decisiones que traen como consecuencia un resultado inmediato suelen ser mucho más fáciles de tomar, por ejemplo puedes ver la televisión después de que acabes todos tus deberes escolares y recojas tu habitación, porque la recompensa es inmediata sin embargo decirle a un niño tienes que tener bien controlada tu diabetes porque de lo contrario dentro de 15 años te quedarás ciego, esto no motiva nada y mucho menos a un adolescente pero el mensaje es claro, hacer los deberes y recoger la habitación es una prioridad.

Las decisiones que no tienen una consecuencia tan clara, son más difíciles. Por ejemplo los padres que quieren permitir algunos dulces a sus hijos para que no se sienta discriminado del grupo o por ejemplo ¿cuanta comida rápida es demasiada? ¿cuando o en que circunstancias se podría no hacer un autocontrol precomida? ¿cómo hacer cuando tu hijo después de ponerse la insulina come insuficiente? ¿le obligaría a comer?


¿Cómo hacer más fácil una tarea tan difícil?

Para facilitar la toma de decisiones en cualquier tema, primero hay de decidir lo que NO ES NEGOCIABLE en cuanto al cuidado de la diabetes. Si no está seguro sobre lo que no es negociable pida ayuda a su equipo médico. Algunas temas que no son negociables son los siguientes:


•  Poner las inyecciones y realizar los autocontroles sanguíneos según el plan pactado con el equipo médico.
• Acudir a las revisiones médicas cada 3 meses.
• Realizar una A1c cada 3 meses.
• Comer dentro de un plan de alimentación siempre ajustando carbohidratos e insulina.
• Analizar cuerpos cetónicos en orina o en sangre cuando se está enfermo o se tiene una glucemia superior a 300 mg/dl.
 
Conviene aclarar tan rápido como sea posible aquellas cosas que NO SON NEGOCIABLES, y que en contra eso NO VALEN ARGUMENTOS que valgan.

 Si se trata de un niño pequeño y no coopera, hay que hacer lo que hay que hacer aunque se haya de forzar físicamente para ver la tarea cumplida. Si es un niño algo mayor y da las disculpas de que tiene muchos deberes y tareas escolares, entonces se le podrían realizar los autocontroles y poner las inyecciones.Si es un adolescente y no quiere realizar las tareas que el cuidado de su diabetes conlleva entonces existe un problema mucho mayor que el simple tratamiento de la diabetes y necesita ayuda de tipo de psicoterapia para la familia. En cualquiera de los casos tiene que saber que Ud. como padre es el responsable de la salud de su hijo.

 Al decidir lo que su hijo puede y no puede hacer es imprescindible separar los temas que conciernen a la diabetes de los otros temas de la relación con el niño. Pregúntese asimismo si permitiría o no esa actividad a su hijo si no tuviera diabetes. Es únicamente la diabetes lo que es determinante en su decisión. La seguridad de su hijo debe de ser su mayor preocupación.

Considere además de la edad de su hijo, el grado de madurez. Cada niño va madurando a su propio ritmo y algunos niños son mucho más maduros y responsables que otros niños de su propia edad, si tiene dudas comente con su equipo médico sobre cuales son las exigencias razonables y asumibles para la edad y el grado de madurez de su hijo.

Recuerde que el objetivo es mantener unos niveles de glucosa lo más aproximado a los niveles “no diabéticos”

Si su hijo desea dormir más horas el fin de semana, llegue a un acuerdo con su hijo de que va a realizarle un autocontrol y que si el resultado de la glucemia lo permite le dejara durmiendo, pero que se le despertará si los resultados están alterados por encima o por debajo de unos determinados niveles previamente acordados. Es mejor dejar que las cifras sean su guía.

Reconozca siempre aquellas demostraciones de responsabilidad que su hijo tenga en cuanto al cuidado de su diabetes.

Los niños necesitan poder probarse a si mismos y ganar autoconfianza, pero no se les puede hacer responsables de tareas y cuidados de la diabetes para los cuales no están listos.

Los niños a los cuales se les exige demasiado tienden a tener peor control metabólico. Como padres es imprescindible recordar ser disciplinado y consistentes en cuanto a la diabetes. Los niños y los adolescentes enseguida aprenden cual de los padres acudir para lograr conseguir ciertos privilegios o saltos en el plan de alimentación mientras que si se da cuenta que tanto su madre como su padre, abuelos o incluso la cuidadora tienen los mismos criterios y principios sobre la diabetes, entonces es más fácil lograr alcanzar y mantener los objetivos.

Hay que lograr poner el control de la diabetes entre las prioridades de la familia. Resulta fácil olvidarse de las temibles complicaciones a largo plazo que trae la DIABETES MAL CONTROLADA, porque no son inminentes, pero eso sería un grave error. También es importante intentar prevenir las situaciones que ponen de manera aguda en peligro la salud del niño como hipoglucemias o cetoacidosis pues ambas pueden llegar incluso a poner en peligro la vida del niño.

Mantenerse involucrado en el manejo de la diabetes de su hijo es una de las cosas más importantes que uno como padre puede hacer.

Hay que promover que su hijo se involucre en la búsqueda de soluciones, pues los niños pueden ser sorprendentemente ingeniosos. Por ejemplo cuando Ud. le dice “no estoy seguro que vayas a poder jugar al fútbol este año, salvo que tomes un tentempié y te realices un autocontrol al acabar las clases, porque tengo miedo de que puedas tener una hipoglucemia grave”, puede que le sorprenda oír algo como “ y que pasaría si me hago un autocontrol durante el periodo de estudio que tengo antes de finalizar las clases y además me como 3 o cuatro galletas antes de jugar.

Ponga las cosas claras y dígale lo que espera de él, los niños y los adolescentes necesitan saber donde están los límites

Nunca olvide premiar y reconocer cuando su hijo haga algo bien, pues el refuerzo positivo siempre ayuda mucho.
 
 

 Silvia Yáñez González

    http://clinidiabet.com/es/infodiabetes/educacion/viviendo/infantil/12.htm   

Copyright © 2016 Clinidiabet, S.L. – Excepto material autorizado

40

Nuevas recomendaciones para el ejercicio físico en la diabetes tipo 2
 

La Asociación Americana de Diabetes junto con el Colegio Americano de Medicina Deportiva hacen hincapié en la importancia crucial que juega el ejercicio físico en el control de la diabetes tipos 2.

 Estas recomendaciones sustituyen a las dadas en el año 2000 por el Colegio Americano de Medicina deportiva.

Estas nuevas recomendaciones fueron desarrolladas por un equipo de 9 expertos y publicadas simultáneamente en Diciembre 2010 en las revistas Diabetes Care y Medicine & Science in Sports & Exercise and Diabetes Care.

Según el grupo de expertos "Hasta relativamente hace poco tiempo, no teníamos los estudios “de calidad” que demostrasen la importancia del ejercicio y la forma física“ pero ahora está claramente establecido que la práctica regular de una actividad física no sólo mejora el control de la glucosa sino que también puede prevenir o retrasar la aparición de la diabetes tipo 2 a la vez que influye positivamente en los lípidos, la tensión arterial, los problemas cardiovasculares, la mortalidad e incluso la calidad de vida.

La mayoría de los beneficios del ejercicio físico pueden ser observados en mejoras en la acción de la insulina tanto en el momento como en el medio y largo plazo y lo mismo con ejercicios aeróbicos como de resistencia.

Para las personas que ya han sido diagnosticadas de diabetes, las nuevas recomendaciones aconsejan al menos 150 minutos de ejercicio físico aeróbico de intensidad moderada a intensa por semana pero teniendo en cuenta a aquellas personas que tienen limitaciones para realizar ejercicio intenso.

El grupo de expertos recomienda que ese ejercicio moderado se realice aproximadamente entre el 40% y el 60% de la máxima capacidad aeróbica, lo que “hablando en castellano” equivale a un ejercicio tipo “paseo rápido”.

También recomiendan que dentro del plan de ejercicio se incluya ejercicios de Resistencia y que estos se deberían realizar como mínimo 2 veces por semana e idealmente 3 veces por semana.

Asimismo recomiendan que los pacientes que empiezan a hacer pesas sean supervisados por lo menos al principio por un entrenador cualificado para poder así minimizar el riesgo de lesiones a la vez que obtener los máximos beneficios sobre la glucemia, las cifras de tensión arterial, las grasas de la sangre y el riesgo cardiovascular.

Recomiendan asimismo el uso del podómetro porque según un meta-análisis realizado con 8 estudios randomizados y 18 estudios observacionales ha demostrado que las personas que utilizan regularmente el podómetro aumentan su actividad física en un 27%. El tener un objetivo por ejemplo 10.000 pasos diarios producía un incremento de la actividad física y era un factor predictor del grado de logro de los objetivos.

Una cosa muy importante es que para obtener beneficios el ejercicio debe de ser realizado de una modo regular.


Todas las personas del equipo de salud que tratan a pacientes con diabetes tipo 2 tienen que RECOMENDAR SIEMPRE el ejercicio físico, porque a menudo no se hace por un conjunto de razones como pacientes con mucho sobrepeso o por la presencia de otras enfermedades, pero hay que recordar que la MAYORIA de las personas con diabetes tipo 2 pueden y deben realizar ejercicio físico, lógicamente tomando las precauciones necesarias y recordando que la presencia de complicaciones diabéticas no debe ser excusa para participar en algún tipo de actividad física.
 

 Fuente: Med Sci Sports Exerc. 2010;2282-2303

 http://clinidiabet.com/es/infodiabetes/educacion/tratamiento/habitos/09.htm

41
Educación diabetológica / Elección de la zona de inyección
« en: Junio 06, 2016, 10:58:07 am »

Elección de las ZONAS DE INYECCION
 


Eligiendo un buen lugar para tu inyección de insulina significa conocer como se absorberá en los diferentes lugares que tu puedes elegir en función de la necesidad de rapidez o lentitud que necesites.


Porqué cambiar la zona de inyección es una buena idea

 Se denomina zonas de rotación, existen 2 razones para rotar las zonas de inyección:
•Usando la misma zona una vez tras otra puede dañar el tejido que se encuentra debajo de la piel (las insulinas humanas son menos apropiados a causar tal daño).
•Las diferentes zonas del cuerpo difieren en como es absorbida la insulina. Así cambiando las zonas te permitirá conseguir la absorción que necesites.


4 Zonas en el cuerpo

 Para todo el mundo, hay 4 zonas de inyección en su cuerpo con bastante grosor para poder inyectar la insulina: El abdomen, los glúteos, los antebrazos y los muslos de las piernas.

 La barriga es la zona de mayor rapidez en la absorción de la insulina. Los brazos son algo menos rápidos, también. En comparación con los glúteos que son lentos de absorción y las piernas son más lentas todavía. El abdomen tiene mayor predisposición a una misma absorción. La absorción en brazos piernas y glúteos varia mucho.

Ventajas de las diferentes opciones:
•Inyectar en brazos o abdomen para desayunar o almorzar conseguirás que la insulina trabaje más rápido.
•Inyectar en piernas y glúteos la insulina de la cena y recena conseguirás cubrir mejor la noche, sin problemas de reacciones hipoglucémicas. Cada persona es distinta. Tu puedes responder de diferente manera respecto a otra persona que utilice tu misma pauta de inyección. Así el tiempo de trabajo de la acción de la insulina en tus niveles de glucosa puede varias si rotas las zonas de inyección. Háblalo con tu médico y educadora en diabetes para encontrar juntos las mejores zonas de inyección en las distintas horas del día.


Puntos de inyección
•Usa las zonas externas de los brazos.
•Usa la cara externa de los muslos.
•Rota cada región del cuerpo. Por ejemplo comienza el lunes en la parte derecha del abdomen y rota hasta llegar al final de la parte izquierda el domingo.
•Cada pinchazo debería estar a una distancia de un dedo del próximo pinchazo.
•Tener una pauta fija te puede ayudar a predecir cuando tendrás picos insulínicos para planear tu comida y ejercicio. Eligiendo las zonas al azar puede causar subidas o bajadas de glucosa inexplicadas.
•No inyectar en una región que ha sido ejercitada recientemente o podría serlo pronto. El ejercicio incrementa la bajada de azúcar y hace que el tiempo de acción de la insulina se absorba más rápidamente de lo habitual.
•Nunca inyectar en el músculo.
•Nunca inyectar cerca de un lunar o una cicatriz.
•Si tu tienes bultos de grasa o lipodristrofias evita pinchar la insulina en dicha superficie. La insulina no se absorbe de igual manera en estas superficies uniformes.
 

 http://clinidiabet.com/es/infodiabetes/educacion/tratamiento/insulina/02.htm

42


Diabetes y Enfermedad Cardiovascular
 

¿Sabe Ud. que diabetes y corazón van muy unidos?

Una encuesta realizada por la ADA en USA entre 2008 pacientes con diabetes evidenció:


1% Sabían que tomando aspirina se reducen el riesgo cardiovascular. 
40% Sabían que tenian un mayor riego de hipertensión y alteración de las grasas sanguíneas.
68% No sabían que los episodios cardiovasclares estaban directamente relacionados con la diabetes.
75% De los pacientes con tipo 2 no sabían la relación riesgo cardiovascular-diabetes.
75% Tenían además varios factores de riesgo cardiovascular.
93% No sabían que dejando de fumar reducían su riesgo cardiovascular.
95% No sabían que reduciendo su tensión arterial reducían también su riesgo.

 Las personas con diabetes deberían analizar cada año el Colesterol Total y los Triglicéridos.
 Aquellas personas que los tengan alterados se deben realizar con mayor frecuencia.


Los Triglicéridos: Son almacenes de grasa que el cuerpo utiliza para formar energía.
 
El Colesterol: Es una grasa encerada, sustancia dura que se encuentra en la sangre. Es necesario en el cuerpo para construir paredes de las celdas, la digestión de alimentos y producir algunas hormonas y vitaminas.

Hay dos tipos de colesterol:
 
•  El producido por nuestro cuerpo en el hígado.
• El que ingerimos en los alimentos de animales.
 La Litoproteina: El colesterol y los triglicéridos no se disuelven en el torrente sanguineo pero pueden ser transportados por una proteína espacial llamada Litoproteina.

Hay dos tipos de Lipoproteinas:
 
•  Lipoproteina de baja densidad (LDL)
• Lipoproteina de alta densidad (HDL).
 


Niveles recomendados


  Análisis Qué es Objetivo
Colesterol Total Grasa en la sangre < 200 mg/dL (5,17 mmol/L)
LDL Colesterol Lipoproteina MALA < 100 mg/dL (2,6 mmol/L)
HDL Colesterol Lipoproteina BUENA Varones: > 45 mg/dL (1,15 mmol/L)
 Mujeres: > 55 mg/dL (1,40 mmol/L)
Triglicéridos Grasa en la sangre
 de la alimentación < 200 mg/dL (5,17 mmol/L)


Caminos para reducir los niveles de lípidos en la sangre
 y bajar los riesgos de enfermedad cardiovascular



1. Control de glucosa en sangre: los niveles altos de Triglicéridos, colesterol total, LDL y HDL siempre mejoran cuando los niveles de glucosa son mejor controlados.

2. Pérdida de peso: Perder entre 10 y 15 kg. De peso puede ayudar a controlar los niveles de glucosa en sangre y que el corazón trabaje menos forzado.

3. No fumar: Evitar fumar, fumar reduce el flujo de la sangre al corazón , a las extremidades y otro órganos.

4. Incrementar la actividad física: Ayuda a reforzar el corazón y mejorar la frecuencia cardiaca, el ejercicio moderado de 20 minutos 3 ó 4 veces por semana.

5. Comer alimentos bajos en grasas: Comiendo alimentos que contienen grasas saturadas y colesterol incrementa los niveles de colesterol en sangre, especialmente LDL. Sugerimos una cantidad de grasa: 30% al día del total de las calorías para personas con un peso y nivel lipidico normal.
 Grasa saturada menos de un 10% del total de calorías diario. Grasa polinsaturada sobre un 10%. Colesterol de la alimentación menos de 300 mg/día.

 
•  Grasa saturada: la encontramos en los animales, sobretodo en las carnes, leche entera, manteca y tocino. Estos alimentos a una temperatura normal se solidifica. Algunas plantas, producen grasa saturada como el coco ó el aceite de palma.
• Grasa insaturada y polinsaturada la encontramos en las plantas como el girasol, maíz, legumbres. A temperatura ambiente se liquan.
 
• Grasa monoinsaturada se encuentra en el aceite de oliva, aceite de cacahuete, aceitunas cacahuetes, etc.
 

  http://clinidiabet.com/es/infodiabetes/cardiodiabetes/02.htm       

Copyright © 2016 Clinidiabet, S.L. – Excepto material autorizado.  Aviso Legal

45
Diabetes tipo2 / Se buscan caminantes
« en: Mayo 27, 2016, 06:38:45 pm »

Páginas: 1 2 [3] 4 5