Autor Tema: Cetoacidosis diabética  (Leído 170 veces)

elena

  • Administrator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 273
    • Ver Perfil
Cetoacidosis diabética
« en: Agosto 19, 2016, 11:15:57 am »
¿QUÉ ES LA CETOACIDOSIS DIABÉTICA?
 
 
Si una persona con diabetes tiene niveles de azúcar en la sangre demasiado elevados (> 300 mg/dl), y no se adoptan las medidas para solucionar esta situación y controlarla adecuadamente, puede dar lugar a una complicación que puede resultar peligrosa conocida como cetoacidosis diabética.
 

En situaciones normales, las células utilizan la glucosa para obtener la energía que necesitan, lo que a su vez hace que el nivel de glucosa en sangre se mantenga dentro de los valores normales. Todo este proceso es posible gracias a que la insulina permite que la glucosa pueda entrar en las células y “quemarse”.

Cuando el organismo no cuenta con suficiente insulina para que la glucosa entre a las células, y estas no pueden utilizar el azúcar para cubrir sus necesidades energéticas, entonces las células comienzan a obtener energía utilizando las grasas almacenadas en el organismo. Durante este proceso se producen unos ácidos llamados cetonas o cuerpos cetónicos. Cuando la cantidad de cuerpos cetónicos se acumula y su concentración en sangre se eleva, se corre el riesgo de que se produzca una cetoacidosis, con incremento de la acidez del plasma sanguíneo.

La situación de cetoacidosis generalmente se produce en personas con diabetes tipo 1, aunque no exclusivamente, siendo también posible su aparición en personas con diabetes tipo 2, generalmente secundaria a una infección.

Si la cetoacidosis no es tratada adecuadamente, la persona puede entrar en un “coma diabético” que requeriría hospitalización. La atención y actuación apropiada ante los signos de alerta pueden evitar un gran problema.

¿QUÉ PUEDE CAUSAR LA PRESENCIA DE CETONAS?

Los cuerpos cetónicos generalmente aparecen cuando los niveles de glucemia han estado demasiado elevados durante un periodo de tiempo, lo que sucede con mayor frecuencia cuando la persona con diabetes abandona su tratamiento, está enferma (gripe, fiebre, infección, diarrea, vómitos, etc.) o bien cuando está sometida a condiciones de mucho estrés.

Sin embargo, es preciso recordar que la acetona (un tipo de cuerpo cetónico - el cual no es usado como fuente de energía, es exhalado o excretado como desecho) se produce porque las células no pueden utilizar la glucosa como fuente de energía (generalmente por falta de insulina) y, en su lugar, deben sintetizar las grasas. Por lo tanto, en situaciones en las que hay poca glucosa en el organismo (hipoglucemias), también puede haber presencia de cuerpos cetónicos, especialmente si los niveles bajos de glucosa se mantienen o se repiten con mucha frecuencia. Aún así, esta situación difícilmente causará cetoacidosis, ya que al solucionar la hipoglucemia, las células dispondrán nuevamente de glucosa para obtener la energía que necesitan.

Entre los factores que desencadenan o predisponen a la cetoacidosis diabética el más frecuente es la infección, que puede afectar del 30% al 40% de los casos de cetoacidosis diabética1. Los problemas más frecuentes son la neumonía, las infecciones del tracto urinario y la sepsis (infección generalizada).

En general, la cetoacidosis diabética se presenta en un 20-25% de las personas con diabetes recientemente diagnosticadas1 , aunque es verdad que muchos de los casos se dan en pacientes que ya están siendo tratados, debido quizá a la falta de experiencia del paciente y/o a la falta de comunicación con el médico.

La omisión de la inyección de insulina constituye el factor desencadenante al menos en el 15-20% de los casos de cetoacidosis diabética. Otro 20% de episodios de cetoacidosis se produce en mujeres jóvenes con trastornos de la alimentación2 . Entre los pacientes más jóvenes, una actitud rebelde frente a los padres, con un desajuste del tratamiento insulínico, puede ser también un importante factor desencadenante.

Aunque algunos estudios no han podido relacionar el estrés como factor desencadenante de la cetoacidosis diabética, también es verdad que los modelos de estrés empleados no siempre se ajustan al estrés que pueden experimentar las personas con diabetes. Además, tales estudios se llevaron a cabo en pacientes bien controlados. La mayor incidencia de episodios de cetoacidosis diabética durante la menstruación puede reflejar una cierta relación con el estrés “físico”; pero esa relación sería similar con el estrés “psíquico”.

En resumen, se puede decir que la cetoacidosis diabética se produce por:

Déficit absoluto de insulina:

- Inicio de la diabetes tipo 1
- No administrar la insulina en un diabético tipo 1 o tipo 2 que precisa tratamiento insulínico

Déficit relativo de insulina:

 - Menor dosificación de insulina de la necesaria
 - Situaciones de estrés
 - Infecciones
 - Traumatismos graves
 - Cirugía
 - Estrés emocional
 - Deshidratación
 - Falta de ingesta adecuada de líquidos
 - Vómitos
 - Diarreas

Ayuno prolongado

Toma de fármacos hiperglucemiantes

SÍNTOMAS DE CETOACIDOSIS

Generalmente, la cetoacidosis es una situación de aparición progresiva que evoluciona y se produce al cabo de algunos días, en los que se observa un paulatino empeoramiento. Sin embargo, en algunos casos, puede desarrollarse con mayor rapidez, especialmente si la persona está enferma y sufre fiebre, nauseas, vómitos o infección. En el caso en que se presenten vómitos está condición puede evolucionar y desarrollarse en pocas horas.

Los primeros síntomas de cetoacidosis pueden ser:

• Exceso de sed y sequedad de boca.
• Orina frecuente y en abundante cantidad.
• Elevados niveles de azúcar en la sangre (Hiperglucemia).
• Presencia de cuerpos cetónicos en la orina

Si no se trata esta situación, pueden presentarse otros síntomas, como son:

• Sensación de cansancio, sueño, debilidad.
• Falta de concentración, confusión.
• Piel seca.
• Dificultad para respirar (respiración acelerada y profunda).
• Aliento con olor a fruta (manzana).
• Nauseas y vómitos.
• Niveles muy elevados de azúcar en la sangre
• Elevados niveles de acetona en la orina.

¿SE PUEDE PREVENIR LA CETOACIDOSIS?

Como ya se ha comentado, la cetoacidosis es una situación que puede llegar a ser grave y presentar situaciones desagradables; por ello será muy importante prevenir su aparición.



CÓMO ACTUAR SOBRE LAS PRINCIPALES CAUSAS DE LA CETOACIDOSIS

Déficit de insulina:

 Nunca, bajo ningún concepto, se debe interrumpir la administración de insulina.
 Ante la presencia de cualquier factor desestabilizador, se debe aumentar la frecuencia de controles.
 Aumentar la dosis y/o añadir suplementos de insulina, si fuera necesario, cambiando a insulina rápida en situaciones de estrés en caso necesario. 

Exceso de hormonas de estrés o de contra-regulación:

 Contactar con el médico precozmente para solventar la causa que está produciendo y manteniendo el estrés.
 Reducir ese estrés, por ejemplo con antibióticos si la causa es una infección, o con analgésicos, etc 

Ayuno:

 Mantener el aporte calórico necesario, sobre todo en lo que respecta a hidratos de carbono.
 Ante la presencia de vómitos, acudir al médico.
 En caso de nauseas, aportar líquidos claros azucarados, que son mejor tolerados. En caso de diarreas abundantes, consultar con el médico. 

Deshidratación:

 Mantener el aporte de líquidos, aunque no exista sensación de sed, aun en presencia de vómitos.
 Aumentar la dosis de insulina si existen situaciones productoras de estrés.
 Consultar al médico ante la mínima señal de sospecha. 

¿QUÉ SE DEBE HACER EN CASO DE CETOACIDOSIS?

Si se trata de una persona con diabetes tratada con antidiabéticos orales, deberá avisar inmediatamente a su médico, ya que será una situación difícilmente controlable por él mismo y requerirá con toda seguridad un cambio en el tratamiento.

En el caso de una persona con diabetes tipo 1 o de una persona con diabetes que emplea insulina para su tratamiento, deberá tener en cuenta las siguientes recomendaciones:


1.- Utilizar suplementos de insulina:

Se utilizarán siempre suplementos de insulina rápida o ultrarrápida. La dosis a administrar dependerá de la glucemia existente en cada momento:

Glucemia (mg/dl)

Unidades

200 a 250 1
250 a 300 2
300 a 350 3
350 a 400 4
> de 400 5

Cuando se trate de niños menores de 10 años las dosis serán la mitad. Si existen tasas elevadas de cuerpos cetónicos en orina (> de dos cruces) se usaran dosis doble de las indicadas. Los suplementos de insulina rápida podrán repetirse cada 4 – 6 horas, hasta la solución de la situación, en función de la insulina utilizada.

Suprimir la ingesta de alimentos proteicos y grasas, manteniendo el aporte de alimentos con hidratos de carbono de fácil digestión (galletas, leche, zumos, sémola, purés,…).


2.- Mantener un adecuado aporte de líquidos

(infusiones, bebidas isotónicas, zumos, etc.) que posibilite el adecuado aporte de líquidos y minerales que eviten la deshidratación.


3.- Reposo

No realizar ningún tipo de actividad ni de ejercicio físico, ya que podría empeorar la situación.


4.- Corregir la causa

Tratar y corregir la causa que está produciendo la hiperglucemia, la cetosis y la cetoacidosis.
 
Si el control de la situación resulta dificultoso o se observa un paulatino y progresivo empeoramiento, acudir rápidamente al servicio de urgencias, donde solucionar la situación mediante la rehidratación parenteral (gotero), a la vez que por esa misma vía puedan administrar glucosa e insulina, aparte de los minerales necesarios.

RECOMENDACIONES FINALES

La mejor manera de prevenir la aparición de cuerpos cetónicos es manteniendo un buen control de la diabetes analizando los niveles de azúcar en la sangre (autoanálisis de glucemia capilar) con regularidad, especialmente si está pasando por alguna enfermedad o el paciente se haya en condiciones de elevado estrés.

Si se tiene el nivel de azúcar en la sangre alto (> 200mg/ dl) se deben hacer las correcciones necesarias para evitar que la glucemia alcance niveles “peligrosos” (>300 mg/dl), para ello se pueden aplicar suplementos de insulina rápida o ultrarrápida. En caso de que la glucemia supere los 250 o 300 mg/dl, se deberá realizar una determinación de cuerpos cetónicos en la orina, y si el resultado es positivo, deberán tomarse las medidas adecuadas para controlar la situación y evitar que alcancen niveles aún más elevados.

Algunas recomendaciones importantes son:


• Mantener y no olvidar ni saltarse la pauta de insulina, tanto en lo que se refiere a dosis como a horario, recordando siempre que cuando se esté padeciendo alguna enfermedad es posible que se requieran ajustes en su dosis de insulina. Es importante conocer como realizar estos ajustes.

• Determinar y comprobar los niveles de glucosa en sangre con regularidad, especialmente si se está padeciendo alguna enfermedad.
 
Además, es importante determinar la presencia de cuerpos cetónicos en orina o sangre si:


• Las cifras de azúcar en sangre son de 300 mg/dl o más..

• Se está padeciendo alguna enfermedad, ya sea gripe, fiebre, infección, vómitos o diarreas, o se están soportando elevados niveles de estrés. En este caso se recomienda analizar la glucemia y realizar la determinación de cuerpos cetónicos cada 4 a 6 horas.

• Si aparecen cetonas en la orina no debe realizarse ninguna actividad ni ejercicio físico.
 
Es importante tener en cuenta que si se está pendiente de los signos de alerta de la cetoacidosis y se actúa rápidamente, cualquier problema que se presente se podrá solucionar más fácilmente.

http://www.diabeteca.es/complicaciones-en-diabetes-cetoacidiosis
 
« Última modificación: Agosto 22, 2016, 12:18:01 pm por Velia-Montse Parrales »
Diabetes tipo 1 desde el 2000. Usuaria de bomba de insulina desde 2005. Ultima hemo 6,4

Velia-Montse Parrales

  • Administrator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 472
    • Ver Perfil
Re:Cetoacidosis diabética
« Respuesta #1 en: Agosto 19, 2016, 11:57:35 am »
COMBATIR CUERPOS CETÓNICOS EN SANGRE:

Ya hemos visto en el post anterior las causas que pueden producir la elevación de los cuerpos cetónicos en las personas con diabetes.

Si tenemos un aparato para medir c. cetónicos en sangre, tenemos que saber que:

•   Menor de 0,6 mmol/L: Normal o negativo.
•   0,6 – 1,0 mmol/L: Ligeramente elevado.
•   1,1 – 3,0 mmol/L: Riesgo de cetoacidosis.
•   > 3mmol/L: Acudir a Servicio de Urgencias.

Si los niveles de glucemia en sangre son valores normales, puede que una ligera elevación de los  c.cetónicos esté producida por alguna enfermedad (vómitos), por ayuno prolongado, por ingesta insuficiente de hidratos de carbono… Digamos que la situación, cuando no hay hiperglucemia, es MENOS GRAVE, aunque hay que atajarla de igual manera.

Antes de acudir al servicio de urgencia, si se tiene experiencia en el manejo de la diabetes, en casa podemos seguir una serie de consejos que nos pueden ayudar, si aún así la situación persiste, debemos acudir al médico.

1º si la glucemia es mayor a 250, intentar bajar la glucemia es lo primordial, inyectando insulina rápida. A veces, cuando se está en una situación de hiperglucemia mantenida, la sensibilidad a la insulina es mucho menor, por eso es fácil que nos agobiemos cuando vemos que la glucemia no desciende poniendo las unidades de corrección que consideramos oportunas para situaciones normales.

Mientras, intentaremos pensar qué es lo que ha provocado la hiperglucemia, siempre es tranquilizador conocer la causa. Por ejemplo, obstrucción de catéter, insulina en mal estado, olvido de la dosis de insulina, cálculo erróneo de la dosis de insulina, etc.

Si es alguna de esas causas, se solventará sustituyendo el equipo de infusión (en este caso se aconseja la utilización de la terapia con pluma para las correcciones), sustituyendo la pluma de insulina, incluso de una caja nueva, administrar la insulina olvidada, corregir la hiperglucemia por ingesta, etc.

Por supuesto evitar cualquier tipo de ingesta, y mientras duren los cuerpos cetónicos evitar las grasas y las proteínas.

2º Cuando la glucemia haya descendido a valores inferiores a 250 mg/dl y la acetona en sangre sea positiva:

Dar poco a poco, a cucharaditas, líquidos azucarados (cola azucarada, zumos, agua con azúcar), e ir administrando insulina rápida, cada poco, para contrarrestar la subida que produzca la ingestión de esos líquidos . Poco a poco, insisto, para que no se produzcan vómitos y el organismo pueda ir asimilándolos.

Las mediciones de glucosa capilares se realizarán con una frecuencia mayor a la habitual, pongamos que cada hora. Así hasta que los cuerpos cetónicos hayan desaparecido por completo.
De los buenos tiempos siempre quiero más...
Diabetes tipo 3 , por partida doble
13 años en la brecha.