Autor Tema: Cómo vivir con diabetes sin ira, rabia o tristeza  (Leído 218 veces)

elena

  • Administrator
  • Sr. Member
  • *****
  • Mensajes: 273
    • Ver Perfil
Cómo vivir con diabetes sin ira, rabia o tristeza
« en: Junio 08, 2016, 09:02:04 am »

Cómo vivir con diabetes sin ira, rabia o tristeza continuas
 

Hay varios modelos del pensamiento como vivir bien con diabetes y se pueden resumir:

1. “el obediente sumiso”

Algunos dicen –y los médicos del pasado lo decían igualmente– que vivir bien con la diabetes significa seguir todas las exigencias que pone la diabetes para el comportamiento (agenda, deporte, comida…). Si no lo hacíamos íbamos a terminar con complicaciones tardías severas. Eso es el “modelo de miedo”. En este, todo lo que hacemos para una vida sana con la diabetes, lo hacemos por miedo. Pero no es un buen modelo, aunque a veces mantiene la salud del cuerpo de algunas personas.

Vivir en frente del miedo no permite vivir con alegría, satisfacción ni sosiego. Pero estos son requisitos imprescindibles y los necesitamos para una vida feliz, que a lo que tenemos derecho cada uno de nosotros. Entonces el modelo de miedo en mi opinión no sirve mucho.

2. “el obsesivo”

Algunos dicen, que la solución sería lo contrario. Según ellos vivir con la diabetes sin miedo significa “dominar” la diabetes. Dicen: “No te dejes dominar por la diabetes, sino al revés aprende dominarla. Aprende sus exigencias y decide tú mismo con conocimiento y sabiduría.” Lo que está bien con ese modelo es el sentimiento de “la diabetes no me pasará” que da más fuerza al afectado. ¿Pero es la verdad? ¿Se puede controlar la diabetes así que no nos pueda dañar de ninguna manera? No es así. Se pueden bajar los riesgos de la diabetes profundamente, pero no a 100%. Entonces ese modelo de “Domina la diabetes!” sugiere un control total por la persona afectada. O es una mera ilusión o tienes que estudiar todas las novedades del tratamiento cada día para seguir un mejor control. ¡Pero entonces deberías terminar cada otra actividad! Puedes coger un miedo nuevo el no estar al día de la ciencia de diabetes. El modelo exige mucho esfuerzo para la autoterapia sin asegurar la salud porque ella tiene sus limites para cada persona, afectada o no afectada.

3. “el inconsciente rebelde”

No quiero decir mucho sobre un modelo de “No te preocupes, no pasa nada”. Hay personas con diabetes que ignoran la diabetes en su vida y comportamiento. Confían en lo que sólo a las otras personas con diabetes tendrán mala suerte con la salud. Eso sería como ir en un coche sin frenos. Puede ser que alguien que viva según ese modelo tenga suerte con su salud a largo plazo, pero la mayoría no.

4. “el realista lógico”

El último modelo, que es también mi solución personal, suena así:

Aprende continuamente (pero no de una manera compulsiva) como se le puede tratar mejor la diabetes. ¡Pero no te dejes controlar por la diabetes ni la intentes dominar! Vive con la diabetes como vives con otras amenazas: conócelas y decíde que es lo que está a tu alcanze para protegerte más pero sin la ilusión de que pueda llegar a ser el 100%. No olvides “las buenas cosas en tu vida”, la alegría y el deleite. O bajar el riesgo por un ajuste del comportamiento o correr el riesgo porque no te gusta evitar todo lo que te apetecería aunque ello conlleve un cierto riesgo. Vivir con ese modelo de “vivir con la diabetes” te puede llevar a una vida consciente, realista y no atemorizado por la diabetes.

Vivir siempre conlleva algunos riesgos y que nunca se pueden evitar por completo. ¡Qué aburrida sería una vida sin riesgos!. La diabetes es un riesgo más, que otros no tienen, y que se debe lógicamente contemplar; pero no siempre, ni de una manera obsesiva.

Vivir según ese modelo hace que una persona con diabetes intente evitar los riesgos grandes pero no todos los pequenitos también. ¡Evita montones de azúcar sin precaución pero no todo grano de azúcar! Esa persona quiere evitar sentimientos desagradables fuertes de largo plazo como la depresión y la rabia continua pero acepta todos los sentimientos contra la diabetes de corto plazo sin alargarlos inecesariamente.


Cuando estás con buenos amigos que te ofrecen pasteles deliciosos: ¿qué quieres hacer?


•  Renunciar a ellos con fuerza y valor (hasta que sufrieran los amigos) informándoles que para ti no es conveniente comerlos por culpa de la diabetes (y por el aumento de glucemia que pueden provocar y que no quieres).

 
• Comerlos con gana y un poco de preocupación – quizá comer un poco menos de lo que te gustaría - sabiendo que sube el azúcar de la sangre, pero puedes arreglarlo después en casa a través de un ajuste del tratamiento. (Para insulinodependientes que hayan olvidado en casa su insulina rápida).

 
• Comerlos con ganas y olvidándonos por completo de la diabetes.

 Ud debe de tomar una decisión que estariá dentro de esos extremos.

Una vida psicológicamenta sana con la diabetes incluye todos los problemas y fallos de un tratamiento adecuado. Incluye todos los sentimientos desagradables provocadas por la enfermedad: el miedo, la rabia, la ira, la tristeza. A veces no se puede deshacerse del sentimiento de corto plazo. ¡Pero no se debe de dejarse llevar por estos sentimientos! Incluso puede que haga falta una psicoterapia cuando los sentimientos desagradables son de mucha fuerza y duración.

Vamos a descubrir lo que hace falta para vivir con la diabetes sin muchos problemas psicológicos!
 
http://clinidiabet.com/es/infodiabetes/salud_emocional/15.htm
Diabetes tipo 1 desde el 2000. Usuaria de bomba de insulina desde 2005. Ultima hemo 6,4

María Airam

  • Full Member
  • ***
  • Mensajes: 168
    • Ver Perfil
Re:Cómo vivir con diabetes sin ira, rabia o tristeza
« Respuesta #1 en: Junio 08, 2016, 03:55:02 pm »
Es interesante lo que cuentas, Elena, y no sólo sirve para la diabetes, sino para todo en la vida  :) Sólo que la diabetes aumenta según qué dificultades...
Esto tiene que ver con lo que comentábamos en el hilo del diagnóstico... Yo he pasado por casi todos los modelos en mayor o menor grado y más o menos rápida o lentamente, o todos mezclados de manera cíclica, hasta encontrar el equilibrio, que siempre es inestable.  Para mí no se trata de decidir y hacer y ya está la solución, porque quien decide es la cabeza, y quien vive es algo más concreto, fluido y difícil de manejar (imposible de controlar todo, como quisiera la parte mental ajustada al modelo del control total  ;D ) que los conceptos o modelos abstractos.

Una llega al equilibrio, al modelo más adecuado para una misma, después de procesos de búsqueda  y de escucha y experiencia, de caída y vuelta a levantarse... Aunque cada persona lo vive diferente, pues las características personales, las circunstancias envolventes...un sinfín de factores influyen que no son iguales para todas las personas.

abrazos